Futurs fabricats a casa

Recientemente en Communia estamos dándole vueltas al modelo productivo, el peso de la producción distribuida ha ganado un lugar central en nuestro discurso. Con las preparaciones de las ponencias en Ecuador, en la UOC, y en el centro social que habitamos (Ateneu candela), nos hemos dado tiempo para leer, estudiar y comprender textos (tener Synusia al lado también lo pone fácil). También estamos identificando cuáles son los bienes comunes de los que participamos, cuáles son los que nos aprovechamos, cuáles son los que faltan para facilitar la autonomía en los otros regímenes de propiedad. El modelo de cooperación de communia se va dibujando con el objetivo de poder cuadrar con nuestras dinámicas laborales la cadena extracción-hackeo-retorno.

El hecho de habitar en el centro social hace que veamos la barbarie cada vez más cerca, ya que cohabitamos los espacios con miembros de la PAH y cada caso que viven es un golpe de realidad aumentada en los morros, que al menos a mí me pide celeridad con las definiciones de un nuevo modelo productivo que tenga en cuenta el bien común. Todo lo que se aparte de esto y que pida paciencia, tiempo, o fe únicamente en la empresa y los mercados me suena a promoción de prácticas incoherentes. Necesitamos pensar dispositivos que nos alejen del sufrimiento y la injusticia, nos encontramos con la necesidad ética de encontrar una solución.

Ante la multiplicidad de soluciones que aparecen, el hacer antiguo el régimen actual va tomando protagonismo: se acerca un asalto electoral. Aunque esta tertulia no está en la programación de los poderes fácticos, este vendrá porque ya ahora están aflorando nuevas formas de exigencia democrática ante el agotamiento de propuestas y la escasez de valentía política de los partidos existentes. Este cambio puede ser que ofrezca nuevos marcos de prácticas de poder distribuido. Pero conviene no equivocarnos y resaltar en negrita que hace falta distribución y mecanismos que garanticen que no se pueda escapar de este reparto, por supuesto situándonos diametralmente opuestos a la centralidad jacobina, sin tampoco luchar por una descentralización continuista con el sistema autonómico, ni exigiendo federaciones de nuevos centros que operen en la misma línea que el centro original, ni enarbolando la bandera de una nueva centralidad que permita que aparezcan nuevas formas de control, un nuevo faraón. Debemos mantenernos al margen de las discusiones de porterías que hemos vivido en el post 11N. Ninguna organización vertical nos sacará las castañas del fuego, tomando la palabra deleuziana: Estamos cansados ​​de árboles, ya nos han hecho sufrir demasiado.
Cuando llegue el momento, apoyar el bulldozer que derribe las instituciones fantasma y pretenda borrar la falta de sensibilidad y coherencia de los poderes actuales puede ser de gran importancia. Tenemos que estar atentos al barrio internet, y nutrir-nos de este conocimiento y sentido común que únicamente el razonamiento propio puede construir a partir de las discusiones que creamos y en las que participamos, sin duda ha quedado demostrado que ni los periodistas ni los partidos a sueldo del socio-capital hacen un buen análisis.

A pesar de estas capas pensadas para el "hackeo" del régimen democrático, debemos seguir progresando con la apropiación comunal de la producción, la política y la comunicación. Tenemos que estar preparados, si la victoria es sólo el Parlamento, seguiremos como hasta ahora.

Ya hace un tiempo que estoy buscando información por motivos familiares, y he encontrado materia olvidada que es bastante enriquecedora sobre la revolución que se gestó a partir de 1936, y esta riqueza no es sólo para llenar carpetas ausentes los archivos que facilitarían la justicia histórica, también para imaginar futuros próximos cuando aparece la ineficacia y la poca seriedad con la que el poder trata a los ciudadanos.
Una de las cosas que me sorprendió más cuando he estado hablando con Joan Ullés( http://ca.wikipedia.org/wiki/Joan_Ull%C3%A9s_Bascompte ) fue que tras la huelga del 19 de julio del '36 el dueño del taller no abrió, y los pocos trabajadores (entre ellos mi bisabuelo Joan Serra Sabata) en lugar de plantarse y exigir condiciones a la patronal, vieron en ella una oportunidad para iniciar procesos de colectivizaciones (en este caso el taller confederal N º 1). Sabían exactamente qué hacer para convertir en colectivo el taller, para construir directamente las condiciones que querían.

En la actualidad, debemos tener estos conocimientos, debemos ser capaces de poder ser lo suficientemente responsables para producir, pero no reproduciendo las formas jerárquicas, sino estableciendo relaciones laborales más justas, teniendo en cuenta la preservación del bien común. En la producción de conocimiento podemos decir que tenemos un modelo que ha sabido gestionar la contribución sin seguir pirámides, un modelo que ha permitido asegurar que el sector privado, público y comunitario, puedan trabajar juntos sabiendo que el bien común no se toca, que éste se debe asegurar si no queremos caer en el egoísmo y en el hombre es un lobo para el hombre.

La idea es adaptar el modelo del software libre y el P2P, uno de los modelos de éxito en la autogestión y la contribución comunitaria, que en muchos casos, sin caer en el sectarismo, ha permitido la producción de bienes comunes, incorporando libremente empresa , administración-socia, y comunidades polifacéticas que además son gestoras, con el objetivo de ofrecer un producto final de calidad, con un ecosistema que impide la acumulación de poder, y por lo tanto ofrece escenarios justos y éticos.

Pero vamos más allá de los bienes comunales intangibles, empezamos a hablar de bienes comunales materiales, replicables gracias a que los diseños provienen de la red y que los medios de producción también son reproducibles (hardware libre) y se pueden compartir. Estamos planteando seriamente proponer un nuevo laboratorio donde producir objetos y poder plantear un ecosistema comunal en la producción material recuperando la mentalidad de laboratorios de garaje donde los diseños entren por cable de ethernet y impriman artefactos como quien puede imprimir esta entrada blog.
Pienso en un espacio que pueda albergar diseñadores industriales, amateurs, programadores, artesanos, gente cansada de no encontrar fábricas donde trabajar, y gente cansada de trabajar en fábricas que no buscan innovar. En definitiva buscar una salida al gente sin trabajo, trabajo sin gente.
Está en fases iniciales, la idea está, pero hay que estudiar bien para no caer en la explotación y la miseria de los compañeros. Hay que buscar la aplicación concreta del modelo productivo basado en la abundancia, ver si hay puntos donde hay valorización y si existen puntos en común con el modelo productivo que estamos habituados en Communia. A priori y gracias a las investigaciones de de http://p2pfoundation.net/ i http://lasindias.net , así podría ser.

Este nuevo ecosistema se hace necesario cuando se dibuja un cambio en el modelo democrático que irremediablemente deberá apostar también por radicalidad democrática en el modelo empresarial y productivo.

Comments



Add new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Deletrea "no" - (comprovació per evitar s pa m).


Semantic linkbacks

This site uses semantic webmentions to interact between sites and build federated conversations.