Manifiesto comunero, otra brújula para nuestro tiempo

Por fin he tenido un rato para poder leer el manifiesto comunero, y tal como esperaba, no decepciona. Continuando el relato de los libros que los amigos de las Indias sacaron en verano, esta vez hacen un llamamiento a pasar a la acción enmarcándola en la comunidad igualitaria, haciéndola factible ya que esa acción forma parte de la actividad cotidiana, no requiere activismos que a su vez dependan de buscar más horas al reloj.  Se agradece cuando la tónica dominante son manifiestos para unirse a luchas en nombre de conjuntos gigantes vacíos y poco situados. Sugiere enterrar el desánimo que trae el estar parado y el ver a tu entorno sin un futuro, dotando de significado el acto de producir para los nuestros mediante el trabajo propio, con lo mejor que sabemos hacer: jugando, aprendiendo y modificando, conversando desde la parresía, entrelazando trabajo con satisfacción, y perdiendo el miedo a compartir. Valiéndonos de la economía directa y del modo de producción p2p.

Da la sensación que un futuro necesario y apetecible no queda tan lejos y que cada uno puede contribuir no con las horas marginales que le presta el horario de ocio sino contando con todas las horas que uno decida destinar a lo que le entusiasme pudiendo vivir de ello. Nos proponen abandonar el bote salvavidas para coger el timón del barco y empezar a dominar vientos y mareas.

De nuevo, el hecho de dar la receta para fundar y dinamizar comunidades igualitarias, se aproxima a la liberación del código fuente con la que hacer un fork para adaptarlo a las necesidades propias. Trasladándonos a la experiencia propia , en base a las propuestas, creo que no errábamos  el tiro cuando sugeríamos la dinamización de grupos de aprendizaje para situar factolab en la ciudad, puede que fallara el enunciado, el sitio, el momento, o la gente. Pero está claro que no hay que darse por vencido, creo que hay que recoger el guante del "tenemos un plan" de las indias, y hay que seguirlo con un "manos a la obra". Así que vamos a darle vueltas a como se implementa la propuesta en nuestra "zona de influencia", más cuando nuevos espacios han aparecido en la ciudad y piden a gritos relaciones que den fruto.

Seguro que dotar de herramientas federadas la conversación y el comunal(vía gnusocial-blogosfera), a nuestro radio de acción puede favorecer sin duda un nuevo paradigma. Y creo que lo primero que hay que pensar es en cómo producimos contextos, cómo alineamos engranajes, y que mejor que pensarlo aplicando la lógica de grupos de aprendizaje en el entorno de una escola d'estiu, tal como hace communia en cada verano: Se nos ocurre unos talleres de gestión de comunidades distribuidas (Distributed Community Manager) eso es como estructurar tu red distribuida de conocimiento para la generación de contexto más allá de las cifras y los ránkings. 

Volviendo al manifiesto me queda una duda que tal vez queda fuera del enfoque ¿Qué es lo que ocurre cuando la competencia entre sistemas pasa a ser confrontación? tal como pasó con el impuesto al sol, o cuando apareció el cánon aede u otras patentes de corso entregadas. Cuando se sepultan prácticas sobre las que se construyen comunidades a golpe de regulaciones, también se inyecta ese miedo que paraliza y que ciega, que a la larga deja tocada de muerte la experiencia comunal al vaciarla de contenido. Creo que obviar esta parte debilita capacidad de reacción ante las "desamortizaciones" y merma el (futuro) cuidado de las comunidades que habitamos, sin duda nuevos cercamientos van a ocurrir.

Add new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
  • @david @nat @kinta @jaumefr Gracias ;-)
    En realidas, lo que sugiere @jaumefr me resuena más a las viejas escuelas técnicas, solo que cambiando el modelo de negocio.
    En las escuelas técnicas porteñas (como en las agropecuarias en el campo), se producía con muy buena caidad para aprender. Lo producido se subastaba a fin de año y con ese ingreso la escuela compraba materiales/materias primas de calidad para el ciclo siguiente y otras cosas que necesitaba la escuela.
    Se puede pensar en lo mismo pero en el 6º año (las escuelas técnicas o industriales tienen un año más), los jóvenes podrían organizarse en pequeñas unidades de negocio :D


  • @jaumefr @david @kinta Desde el arte o el diseño no tengo referencias  @carolita en el terreno del diseño industrial sí que nos puede aportar sobre proyectos que pivotando sobre la modernización de las empresas tradicionales en Buenos Aires están resultando beneficiosos ambas partes.

  • @kinta em temo que en aquest cas els actors implicats partien d'un desconeixement que encara ara es tradueix en una manca de visió sobre els beneficis d'aquest tipus d'iniciatives a mitjà i llarg termini. Per això veig un gran repte en com ajudar a imaginar el futur @david @nat @communiabot

  • RT @kinta @jaumefr @david @nat @communiabot  Ja queda lluny, però llàstima que no vagi tirar endavant la proposta de 3D printing, pq hagués estat un bon experiment: associació d'estudiants prenent iniciativa amb autonomia modernitzant maquinari des de l'open hardware, aliança amb empreses que tenen el retorn al procomú en el seu modus operandi, i amb el temps pensar en l'escola com a espai de integració continua per dissenyadors locals... Espero que almenys la intro que vem fer vagi servir per introduir alguns conceptes entre els estudiants.

  • @jaumefr @david @nat @communiabot  Ja queda lluny, però llàstima que no vagi tirar endavant la proposta de 3D printing, pq hagués estat un bon experiment: associació d'estudiants prenent iniciativa amb autonomia modernitzant maquinari des de l'open hardware, aliança amb empreses que tenen el retorn al procomú en el seu modus operandi, i amb el temps pensar en l'escola com a espai de integració continua per dissenyadors locals... Espero que almenys la intro que vem fer vagi servir per introduir alguns conceptes entre els estudiants.

  • @david me encantaría conocer esos métodos y las anécdotas aunque sean ejemplos de mala implementación, para no repetir errores. Mi contexto es de ciclos formativos de arte y diseño con un fuerte componente de tecnologia digital. Defender ante profesorado y estudiantes el uso y retorno al procomún en tecnología, conocimiento y contenidos es una batalla diaria, estamos en ello y lentamente vamos ganando batallitas. Pero el principal problema lo veo en defender lógicas de producción alternativas/complementarias al mercado convencional para que cuando los estudiantes salgan del entorno educativo almenos valoren como una posibilidad hacer algo más útil para ellos y para todos que intentar replicar el modelo vigente. Se me ocurre que tal vez si la propia escuela actuase como un centro de producción orientado al procomún buscando sinergias con su entorno local y con pares remotos esto podría ser un buen entrenamiento, pero el marco institucional es bastante hostil y no ayuda nada, la verdad, por lo que da bastante pereza intentarlo. Cualquier idea será muy bien recibida @nat @kinta

  • @jaumefr la verdad es que a estas alturas, personalmente, descreo tanto del sistema educativo como creo en ese porcentaje de educadores que realmente se creen su trabajo y a los que asaltan dudas como las tuyas... y las nuestras!! Porque la verdad, estamos en un momento donde la alternativa es tan germinal que no podemos tener certezas más allá de ver experiencias preciosas (sobre todo en FP aunque también en primaria y secundaria) y saber reconocerlas. 

    Por cierto ¿en qué estás pensando? Hay metodologías ya desarrolladas de cooperativismo para distintas edades. El tema como siempre es que una cosa es la metodología y otra cómo se usa. Tenemos algunas anécdotas sobre eso también que seguro te harían sonreir. Pero comencemos a hablar a ver qué se nos ocurre entre todos! @nat @kinta @communiabot

  • RT @jaumefr @communiabot @david @nat @kinta desde mi punto de vista un tema clave es cómo facilitar que una generación que se encuentra a punto de dar el salto al mundo profesional se imagine a sí misma en un contexto productivo distinto al desierto que les reservan las lógicas del mercado. Especialmente cuando la noción de "comunidad real", las lógicas de producción P2P o la Economía Directa todavía andan muy lejos del imaginario de la mayoría de la población y por extensión de los jóvenes. Creo que quienes dinamizamos situaciones de aprendizaje en contextos académicos convencionales, aun manifestando una opinión crítica respecto a lo que está sucediendo, hemos cedido de forma generalizada al chantaje de reproducir el mito del asalariado o del emprendedor bajo la presión de  "preparar a los estudiantes para lo que se encontrarían ahí fuera". Pero ante el horror laboral y personal que les aguarda, está claro que hay que facilitar otro relato del futuro, y otra noción de "trabajo" y del "estar ahí fuera". Sin embargo, me asaltan muchas dudas sobre el papel que debe jugar la institución educativa, especialmente la pública, de si realmente tiene capacidad y oportunidad para asumir un papel de socio, y de si tiene sentido dedicar esfuerzos a ello desde dentro de la institución.

  • @communiabot @david @nat @kinta desde mi punto de vista un tema clave es cómo facilitar que una generación que se encuentra a punto de dar el salto al mundo profesional se imagine a sí misma en un contexto productivo distinto al desierto que les reservan las lógicas del mercado. Especialmente cuando la noción de "comunidad real", las lógicas de producción P2P o la Economía Directa todavía andan muy lejos del imaginario de la mayoría de la población y por extensión de los jóvenes. Creo que quienes dinamizamos situaciones de aprendizaje en contextos académicos convencionales, aun manifestando una opinión crítica respecto a lo que está sucediendo, hemos cedido de forma generalizada al chantaje de reproducir el mito del asalariado o del emprendedor bajo la presión de  "preparar a los estudiantes para lo que se encontrarían ahí fuera". Pero ante el horror laboral y personal que les aguarda, está claro que hay que facilitar otro relato del futuro, y otra noción de "trabajo" y del "estar ahí fuera". Sin embargo, me asaltan muchas dudas sobre el papel que debe jugar la institución educativa, especialmente la pública, de si realmente tiene capacidad y oportunidad para asumir un papel de socio, y de si tiene sentido dedicar esfuerzos a ello desde dentro de la institución.

  • @odin @nat @ines @kinta @communiabot Exacto, la idea es que las comunidades igualitarias al estilo de las Indias son una especie de nave nodriza que pueden dinamizar y de forma natural alimentan a su alrededor todo un desarrollo comunitario que va desde las pequeñas empresas a coops más o menos grandes y actividad cultural. Nos damos cuenta de que para hacer más, para que todo eso se multiplique, las Indias seguramente debería crecer un poco, pero sobre todo sería muy bueno que, a medio o largo plazo, hubiera «más Indias» o más «comunidades parecidas a las Indias» en el sentido de «comunidades igualitarias que toman esa lógica de desarrollo como propia».

    Por eso, si durante mucho tiempo estuvimos pensando en multiplicar la incubación haciéndola menos artesana y por tanto un poquito más convencional para poder atender más proyectos, finalmente decidimos que el esfuerzo no debía ir hacia ahí. La idea es no dejar la artesanía, y no sacrificarla para «hacer más» y dedicar el esfuerzo extra a sembrar futuras Indias e indianos, algo que siempre estuvo ahí como deseo pero no estaba como agenda o como guía de nuestro hacer en el mundo.



  • @kinta @nat @communiabot si. No hay que negar que la descomposición en general da palos y que ningún lugar está completamente a salvo de ella. En cualquier caso, creo que lo principal no es pensar que si las cosas se ponen insoportables nos mudaremos. Eso también, claro. Y ni siquiera hace falta que se pongan insoportables, basta con que haya oportunidades de hacer cosas bonitas en otro lado.

    Pero lo importante para mi es entender que ahora mismo no se le puede pedir al cooperativismo y los movimientos comunitarios más de lo que pueden dar dado su tamaño y nivel de reflexión, autonomía económica y perspectivas. Es decir, poco. Interesante pero escaso y con poco vuelo. Aunque por supuesto haya excepciones.

    Por eso estamos ahora dándole prioridad a impulsar comunidades igualitarias antes que coops o emprendimientos productivos pequeños (al revés de lo que ha sido nuestra historia). Si lo piensas, el cooperativismo y en general los comunitarismos, sin núcleos comuneros sólidos (llámales comunidades igualitarias, kibutz, etc.) son tremendamente frágiles. Viendo los muchos auges y caídas del cooperativismo llegamos a la conclusión de que las comunidades igualitarias son las únicas que pueden articular un tejido cooperativo que no acabe cayendo en el juego de la desigualdad creciente y el nacionalismo o en el de la dependencia del dinero público. A las finales son las únicas q pueden visibilizar esa abundancia incipiente a la q nos acercan las tecnologías distribuidas.

  • @david @communiabot @nat Ok. Entiendo y tiene toda la lógica; aceptar (y no es nada negativo) cierto nomadismo.
    Aún así la impotencia y la frustración, al ver como se cargan las los artefactos y organizaciones que has desarrollado, sigue ahí. Siguiendo con el ejemplo (por no ir más atrás) me imagino la frustración que sufrieron las cooperativas de energia, cuando se impidió la producción a golpe de regulación y se las redujo a actividad de consumo. 
    Pero queda claro que no contar con la distribución también en el espacio, nos dejaría limitados a estrategias que disiparían nuestra satisfacción. 

  • @nat @kinta @communiabot y es que estamos en una fase tan germinal que no tenemos capacidad siquiera para poder hacer una oposición útil a cosas como el impuesto al Sol. Creo que ahora lo esencial que «nos toca» es hacer comunidades viables y confortables donde los comuneros se puedan desarrollar, producir y ganar autonomía. El efecto de ese ejemplo , que se empezaría a ver cuando empiece a desinflarse la burbuja política de ahora, daría para pensar posicionamientos -y tecnologías- diferentes con una influencia social también muy diferente.

  • @kinta Gracias por la lectura y por el post! Sobre las preguntas por la confrontación, estamos ante dos ejemplos claros de captura del estado para la creación de rentas artificiales a los oligopolios. Las comunidades sufren un daño directo, está claro, pero no se trata de una acción dirigida a laminar sus actividades. Dicho sea de paso, si así fuera toca poner en valor la autonomía económica y la transnacionalidad. Si un sitio deja de ser propicio para el desarrollo de la comunidad, se busca un nuevo territorio donde prosperar. Es por eso que hablábamos también en el libro de la Comunidad que «la comunidad es un fin en sí mismo»  @communiabot




Si tens un usuari a social.communia.org podràs comentar directament. Si tens un usuari a un altre node de GNU social, hauràs de seguir l'usuari communiabot@social.communia.org per tal que la conversa apareixi al teu node i poder comentar des d'allà.

Semantic linkbacks

This site uses semantic webmentions to interact between sites and build federated conversations.